DE LA CULPA AL ORGULLO

Me dispongo a darte una de las herramientas más poderosas de la psicología moderna.

Le pertenece a Michael Lewis y yo la he titulado “De la Culpa al Orgullo”. Si deseas profundizar en esta herramienta, te recomiendo atacar en su totalidad el libro de Lewis, que por desgracia sólo esta en inglés.

De cualquier forma, estás a punto de cambiar el curso de tu vida, porque esta herramienta te permitirá “criticar” a tu pareja de manera eficiente y compasiva.

Nada más y nada menos.

EL VALOR DE LA CRÍTICA

La palabra crítica tiene muy mala fama. Especialmente entre los codependientes, ya que somos en extremo sensibles a la crítica. El sentirnos criticados o etiquetados por nuestros cercanos, saca lo peor de nosotros pues los codependientes nos tomamos todo de forma personal.

Ni hablar; así quedamos de sensibles al ver todos los días a nuestros padres reclamarse uno al otro con agresividad, ironía y desdén.

En fin, los codependientes aprendimos que es mejor evitar la crítica, para evitar conflictos mayores, pues al ejercerla las cosas salieron peor.

Sin embargo al suprimir la crítica o al hacerla con violencia, los hogares codependientes nos quedamos sin la posibilidad de mejorar.

¿Pero, qué es la crítica y por qué es tan difícil ejercerla sin lastimar al otro?

RAÍZ ETIMOLÓGICA DE CRÍTICA

Bien. Crítica vine de la raíz latina “criticus” que significa “capaz de discernir”.

Discernir a su vez significa separar un problema para analizarlo por partes. Por lo tanto, la crítica en esencia surgió como la necesidad de aprender a discernir para llegar a entender un problema complejo y por supuesto resolverlo.

Entre los griegos, la palabra crítica no tenía una connotación negativa. Al contrario, era bienvenida la visión del otro para enriquecer nuestra propia visión y llegar a comprender los problemas con más profundidad. Ellos sabían de la importancia del “poder del discernimiento” para mejorar su sociedad y beneficiar a sus miembros. Increíblemente intuyeron que un sólo cerebro tiende a ser parcial y a acomodar las cosas a su conveniencia. Por eso la crítica fue para ellos la forma de llegara conclusiones colectivas y más cercana a la complejidad de los fenómenos.

LA BASE DE LA CIENCIA ES LA CRÍTICA

En la ciencia es muy claro lo anterior. Uno no puede sacar a la sociedad una teoría, sin antes haber sido criticada por aquellos que consideran que es necesario mayor experimentación y discernimiento.

Para que una teoría sea aceptada, se necesita del consenso de la comunidad científica.

Por ejemplo, la Teoría del Apego de John Bowlby no fue aceptada como tal, hasta que se llevó a los padres y a los niños al laboratorio para ser observados y comprobadas las hipótesis del psiquiatra inglés.

Si él hubiera sido codependiente, se habría resentido con sus críticos psicoanalistas y les habría dicho: “Todos ustedes están mal” “Yo soy un genio y ustedes unos simples perdedores”.

¿Te das cuenta de lo que está en juego querido lector? La crítica es ineludible y necesaria para resolver eficientemente los problemas de la vida.

Sin la crítica, la persona deja de tomar en cuenta las visiones del otro, de tal manera que alguien puede pensar que ayuda a otro cuando en realidad hace lo contrario, es decir, lo perjudica.

Esto para variar, nos sucede a los codependientes, quienes tendemos a impedir el desarrollo y la asunción de la responsabilidad de las personas que amamos, creyendo que en realidad los ayudamos. Gracias a la crítica, en este caso de Sthephen Karpman, aprendimos que hay una distinción entre el “rescate codependiente” y la “ayuda eficiente”.

Por lo tanto la crítica es vital en todas partes, en la ciencia, en la cultura, en la vida familiar y en todas las organizaciones humanas, pues de ella depende el crecimiento y desarrollo de sus integrantes.

Una organización que evita la crítica de sus integrantes está destinada al abuso de unos hacia otros y después a su desaparición.

EL ARTE DE CRITICAR

Si la crítica es necesaria e inevitable, ¿Hay entonces maneras de hacerla sin lastimar el ser esencial de la persona? Si reconozco que somos una especie muy sensible a la aprobación de los demás, ¿Es cierto entonces que al ejercer la crítica es vital que la haga de forma compasiva?

La respuesta es positiva por sentido común. Yo he pasado mucho tiempo reflexionando sobre mi sensibilidad a la misma, pues vengo de una familia y de un país codependiente. Uno de las reflexiones más importantes que he hecho al respecto, es que la compasión o crueldad con el que haga la crítica, dependerá de la ignorancia o el conocimiento de mi intencionalidad al hacerla. Me refiero al “para qué hacer la crítica”.

EL EJE SOBERBIA-VERGÜENZA

Gracias al modelo de Michael Lewis hoy puedo clarificar y obsequiarte lo siguiente estimado lector: Que existen 2 intenciones al hacerla:

El deseo genuino de mejorar por un lado, y el deseo genuino de castigar en el otro extremo.

Yo no puedo aspirar a ser un artista de la crítica, si mi intención es darte una lección “para que aprendas”.

Necesito desde la calma, el interés y el cariño, mencionarte una falta, un error, la ruptura de una promesa, con la intención de que ambos mejoremos: tú, al reconocer y corregir la falta y yo al ejercer mi valentía al confrontarte sin lastimar tu ser aunque me sienta molesto.

Sólo la sinceridad contigo misma te permitirá, si haces una pausa, clarificar tu intención: Si detectas que estás iracundo y con deseos de vengarte del otro y darle una lección, sobre todo si se trata de tu mujer o tu hombre, te sugiero que hagas una pausa, respires y puedas identificar en qué cuadrante te encuentras del asombroso modelo de Michel Lewis..

LA APORTACIÓN DE MICHEL LEWIS

EL EJE SOBERBIA VERGÜENZA El primer eje que me gustaría que observaras es la relación explosiva que existe entre la soberbia y la vergüenza. La primera tiende a surgir en personas que han sido avergonzadas desde la infancia. Es decir, tiendo a exagerar mis logros para tapar la vergüenza que proviene de mi inseguridad y por eso inflo mis logros y cualidades. EnMéxico “Juan Camaney” es el arquetipo de lo anterior: “Baila Tango, masca chicle, pega duro y tiene chavas de a montón”.

La crítica o juicio que hago de mi mismo en este sentido es global (que abarca todo) y no específica como en el caso del orgullo en donde me limito a celebrar un logro particular.

Por ejemplo, la gente me felicita y yo misma me alegro del resultado en mi examen de mate, porque estudié con ahínco. Aquí opera el orgullo sano.

Pero en la soberbia me siento el mejor de la escuela y además presumo mis resultados. En este caso, mis calificaciones no sólo cubren mi inseguridad, sino que tienen la función colateral de humillar a quienes sacaron una calificación menor a la mía.

Todos aquellos que sean sensibles a la crítica y se sientan humillados por mi soberbia de logro, caerán sin saberlo en el cuadrante de la vergüenza y podrán suceder dos cosas terribles: 1) que su autoestima decaiga y tiendan a sentir vergüenza de si mismos al no llegar al estándar que yo cacareo. 2) O bien que para no sentir dicha humillación me ataquen presumiendo sus propias cualidades con la intención de que sea ahora yo quien sienta vergüenza, cayendo ellos ahora en el cuadrante de la soberbia. Sin embargo en ambos cuadrantes de este eje infernal, se encuentran mi propio verdugo que me ataca al interior de mi mente.

EL EJE CULPA-ORGULLO

Una de las cosas que más me ha alentado en superar mi negación y sensibilidad a la crítica, es que no me quiero morir mediocre. Además no sólo me gusta aprender, también aplicar y obtener resultados. Cuando comprendí el valor espiritual de la crítica, me anticipé y la pedí directamente, porque en mi esencia está el mejorar.

Una de las cosas más valiosas que aprendí y me gustaría que a partir de ahora lo integraras, es que no puedo pretender sentirme bien cuando el juicio del otro de mi persona no es positivo.

El bajón emocional es ineludible y con valores evolutivos. Pero sí puedo pedir que dicho bajón no me lleve al cuadrante de la vergüenza, porque desde allí te atacaré (cuadrante de la soberbia) o bien me atacaré a mi mismo (cuadrante de la vergüenza).

Como Michael Lewis descubrió, es en el cuadrante de la Culpa, en donde mi error puede ser manejable para un miembro de esta especie tan sensible.

No puedo evitar sentir el bajón, pero si tu me criticas limitándote a describir mi acción específica en un tono apenado (es decir con un sentimiento de pesar por tener que confrontarme), entonces ese bajón sí lo puedo manejar y puede tu mensaje entonces penetrar en mi psique. O más bien, yo te lo permito, porque a pesar de ejercer tu crítica, me cuidas.

Entonces si tu crítica es limitada y cuidada en tus formas y en tus gestos, ahora sí me das elementos de discernimiento para que mi hacer humano limitado, mejore cada día. Y lo mejor de todo este proceso de cuidarte, es que al quedarme sólo, tendré unas ganas enormes de reparar mi falta, logrando restañar las heridas que causé como ser imperfecto y en constante aprendizaje que soy.

EJEMPLO PRÁCTICO

Bien, Maria le dio una cachetada a Miguel. Obviamente ambos estaban en el eje soberbia-vergüenza, porque también Miguel la atacó verbalmente. Sin embargo, cuando María va a disculparse, te enseñaré la diferencia de crítica que ella ejerce sobre sí y las distintas maneras de reaccionar de Miguel.

EJE SOBERBIA-VERGÜENZA

–Miguel, dice María, estuvo mal lo que hice.—Si, dice Miguel, jamás pensé que llegarías a pegarme— !Miguel no me salgas con eso! Tus palabras son más hirientes que los golpes!—Estás loca, dice él, si yo te tocara un pelo amanecería en la Delegación esposado—-Y quedarías refundido, dice ella, en el tambo si tu me tocas un pelo

——Como aprecias, atacar desde el cuadrante de la soberbia para producir humillación es el camino más corto a la explosión de violencia. Ahora veamos la posibilidad de hacer dicha crítica desde el eje de la culpa. Recuerda observar la clave de lo específico por favor.

EJE CULPA-ORGULLO

–Miguel, estuvo mal lo que hice.—Sí María, jamás pensé que llegarías a pegarme.—- Tienes razón, dice ella, me apena que haya llegado a este punto y estoy consciente que mi acción fue equivocada y por eso de corazón te ofrezco una disculpa Miguel.

—Maria, responde él, yo la recibo con gusto, pues toda la noche sufrí mucho y con tu disculpa me alivias. Y ya que lo aceptas así, sin defenderte, yo me disculpo también de haberte dicho cosas tan duras y que no se apegan a la realidad María. Observa el cómo María se limita a disculparse por la cachetada. Es decir por esa acción específica que le causó culpa sana. Al desear reparar dicha acción y no justificarse por lo que Miguel había dicho anteriormente, María genera que Miguel pueda observar a su vez sus acciones incorrectas y específicas. Ambos se encuentran en el eje seguro de la culpa-orgullo y al final experimentan la alegría y el orgullo de no haber escalado y haber recuperado su dignidad y su paz, tan necesarias para el desarrollo de los humanos en esta Tierra.

APROVECHA ESTE CONOCIMIENTO

Observar las diferencias de los dos ejes que menciona Lewis, es una de los privilegios que he tenido en mi carrera de investigador de la naturaleza humana. Me llena de gusto el haberla conocido por su simpleza y elegancia.

Si lo observas con atención, en el acto de no justificar nuestras conductas cuando se ejerce una disculpa, se encuentra la esencia del perdón y del re-establecimiento de la cooperación del otro, aunque lo hayamos dañado.

Lewis nos enseña que cuando soportamos el cuadrante de la culpa y aceptamos que hemos errado, emerge en nosotros la imperiosa necesidad de reparación, porque dejar truncas o desconectadas las relaciones, produce una fuente de sufrimiento indecible.

Cuando yo me disculpo de corazón de algo específico y te lo expreso sin manipulaciones, normalmente el otro coopera y la acepta y, de paso, también reconoce su propia falta.

Cuando esto sucede, emerge en ambos el orgullo, que no es otra cosa que la sensación de logro producto del esfuerzo sobre una empresa específica, como el haber reparado la falta que nos condujo a la cachetada. En la siguiente entrega, me dedicaré a que sepas negociar, no con tu pareja, sino con las partes de tu interior que te están llevando al cuadrante de la vergüenza y que te impulsan a ser soberbio. No te la pierdas y espero tus comentarios para si, es valioso lo que escribo, me pueda sentir orgulloso. Te mando un abrazo donde quiera que me leas.

EL SANADOR DE PAREJAS

Localiza a Guillermo por Whats App al 55 1817 6337 y trasforma tu vida. O mándale un mensaje por Messenger a Guillermo Flores Sanador.

CUANDO TE DEBES ALEJAR DE UNA MUJER

Aunque es cierto que la mujer en esta especie selecciona al varón de entre varios candidatos, el hombre tiene la posibilidad de elegir también con quien se quedará para comprometerse en caso de que desee formar una pareja.

Debajo de la lucha de los sexos biológica, y de la lucha de poder cultural entre los sexos, subyace, el ser. Esa parte de nosotros que es humana, demasiado humana, y que aspira a la paz, el compromiso y la reciprocidad.

En este sentido, existen hombres y mujeres con muy alto grado de conciencia y de educación, así como existen ambos con un nivel básico o muy bajo de su conciencia.

En esta ocasión les haré referencia al encuentro de un hombre con conciencia y una mujer sin ella. A pesar de la atracción física, dicha pareja no logrará sostenerse como veremos a continuación.

Recuerda que en el tema de la atracción química, la ciencia ha mostrado el efecto endemoniado de las feromonas que son moléculas que activan nuestro Sistema Sexual y que nos hacen sentir mariposas cuando nos topamos con alguien que corresponde a nuestro molde psico-sexuall. En este sentido, la atracción determinará en esta época de elección los primeros contactos, pero alguien con conciencia no permanecerá en una relación cuando el otro no la tiene.

No olvides que la atracción erótica es sólo la puerta de entrada del amor. Es sólo nuestra parte animal que organiza nuestras químicas para garantizar nuestra especie. No lo olvides, porque lo que nos hace humanos o más bien seres humanos es la creación de significados, de acuerdo a lo que cada persona le da valor. De esta forma, si lo analizas, te percatarás que si los valores o a lo que le da valor cada integrante de la pareja es distinto u opuesto, no habrá jamás bases para que perdure, a no ser que quien está sano se deje contaminar por quien no lo está.

Por lo tanto para triunfar en pareja, es necesario que encuentre a alguien que comparta al menos el núcleo de mis significados más importantes, como por ejemplo mi devoción y respeto por los animales, por dar un ejemplo.

O sea que por más que me guste mi pareja, si resulta mata-perros, es obvio que lo voy o la voy a odiar. O si yo valoro mi autonomía, es lógico que padeceré a una mujer que desee hacer la mayor parte de las actividades conmigo y de pilón se ofenda si no es así.

Por ejemplo, si tengo un amigo con quien me reúno para hablar de literatura, o de motos, o sólo para cotorrear (viene de lo que hacen los cotorros) es vital que mi pareja respete esos tiempos de autonomía. Pero cuando ella o él ahora asiste conmigo para controlarme o bien se molesta porque los tengo, entonces hay un gran problema porque será evidente que no compartimos el núcleo de nuestra esencia.

Si él es super codo y yo super desprendida. Si yo amo el estudio y la espiritualidad y a él o ella les parece no sólo aburrido sino ridículo, creo que cometemos un gran error al permanecer en dicha relación, so pena de ser codependiente. (recuerda que la codependencia es la enfermedad del sacrificio inútil).

Bien en esta ocasión recurriré a una excelente canción de Bob Dylan (el Picasso de la música según Cohen) llamada “It a’int me baby”, que a la sazón la podemos traducir como “Lo siento nena, yo no soy para tí”.

Iré traduciendo y explicando la importancia del mensaje.

Aléjate de mi ventana

vete tan rápido como quieras

no soy yo a quien deseas, nena,

no soy yo a quien necesitas.

Dices que estás buscando a alguien

que nunca sea débil sino siempre fuerte

para protegerte y defenderte

tengas razón o estés equivocada.

Alguien que te abra todas las puertas,

pero eso no soy yo, nena

no, no, no, eso no soy yo, nena

no soy yo lo que andas buscado.

Vete despacio por la cornisa

baja suavemente al suelo,

no soy yo a quien quieres, nena

yo sólo te decepcionaría.

Dices que buscas a alguien

que te prometa no abandonarte nunca

alguien que cierre los ojos por ti,

alguien que cierre su corazón,

alguien que muera por ti y más,

pero eso no soy yo, nena

no, no, no, eso no soy yo, nena

no soy yo lo que andas buscado, nena

Fúndete de nuevo con la noche, nena

todo aquí está hecho de piedra,

no hay nada aquí que se mueva

y además no estoy solo.

Dices que estás buscando a alguien

que te recoja cada vez que te caigas,

que recoja flores todo el tiempo

y acuda cada vez que le llames,

un amante para toda la vida y nada más,

pero eso no soy yo, nena

no, no, no, eso no soy yo, nena

no soy yo lo que andas buscado, nena.

La canción de Dylan expresa el pensamiento sano de un hombre que decide separarse de una mujer co-dependiente.

Sintetiza lo que en el lenguaje de los Doce Pasos se denomina: “El Sano Juicio”.

Cada uno de los renglones expresa un rotundo no a una mujer que más bien es una adolescente caprichosa que es codependiente porque tiene expectativas irreales e inhumanas de lo que es el amor.

Su visión es inhumana porque el amor nada tiene que ver con el control y la manipulación como por ejemplo, con el hecho de buscar el respaldo de su hombre aún en causas injustas.

Dylan no es violento al alejarse, expresa tristeza y respeto al pedirle que se vaya cuando esté lista y al explicarle desde el corazón las razones fundamentadas de su rechazo.

El hombre también, si elige mal, procreará con una mujer que sin dudarlo utilizará a sus propios hijos para doblarlo de rodillas. Lo he visto una y mil veces. Por eso, esta canción puede ayudarte a separarte cuando alguien es de un nivel de conciencia bajo. Lo mismo para una mujer que se supera internamente: debe separarse de un hombre que se niegue a crecer.

“La vida es tan corta, para desperdiciarla en querer ayudar a alguien que desprecia dicha ayuda

Además, al igual que una mujer que nos corta por ser demasiado celosos o por ser una y otra vez infieles, es la única manera de despertar e incrementar nuestra conciencia y comprensión de la existencia.

La mujer en este sentido, cuando deja de ser codependiente se trasforma en un ser de luz,al re-contactar con la sabiduría ancestral de su género.

Pero cuando está en la actividad codependiente, a través del control negativo y la violencia que ejerce al tratar de someter al varón a su imperio, un hombre sano emprenderá la retirada aunque ella sea muy bella y tenga un gran potencial.

Es lo correcto, so pena de complacer a un ser inmaduro y lleno de resentimientos hacia lo masculino.

Esta noche, me ha parecido vital declarar la guerra a la codependencia porque a una niña maravillosa y llena de curiosidad, la trasforma en un ser violento y rencoroso.

Sin embargo varón, si tú también eres codependiente como ella, siento decirte que te engancharás y pasarás muchos años de tu vida, complaciendo a alguien que nunca, nunca se llenará y se desquitará contigo por su enorme frustración.

EL SANADOR DE PAREJAS

Contacta a Guillermo y sana tu Codependencia. Que cuando aparezca un hombre sano en tu vida, estés lista para disfrutarlo y construir juntos el Amor.

QUÉ HACER ANTE LA INFIDELIDAD

  • La infidelidad es como un tren encarrilado que nos machaca. Al descubrirla, todo lo que conocíamos como estabilidad, se convierte en un caos de ideas y sentimientos que vuelcan la vida de una persona y la dejan con el dolor a flor de piel, con el alma en vilo.

  • Descubrir la infidelidad de la pareja a la que amo es equivalente a volver a ser niños en el momento en que hemos perdido a nuestra madre en el Centro Comercial. Es igual a esa vez en que papá se fue de casa y en la noche ya no estaba para consolarme. Es como perder mi casa después de una inundación, como perder mi tierra, mis raíces.

  • El daño de la infidelidad es magno y profundo. Arrasa con los sistemas de seguridad personal y activa a tope los sistemas de alarma y ansiedad que tornarán a la persona en un sujeto que enloquece. No hay dolor más profundo en la infancia que perder a uno de nuestros padres y no hay dolor más profundo en la adultez que vivir la infidelidad.

  • El delicado y sensible tejido que es la relación de los amantes, es desgarrado de un tirón. La persona no fallece de ese dolor, pero la herida se va hasta las entrañas más profundas del corazón de la persona. No morimos físicamente, pero a nivel del alma, la herida es mortal.

  • Mi intención de comenzar estas entregas es de que la persona afectada sane su alma y vuelva a confiar en sí misma y en la vida, pero también es para quien se equivocó.

  • El conocimiento de lo que está implícito en el engaño, la persona infiel lo desconoce. Aquí es donde puedo incidir en el futuro si tienes la garra de leer lo que sigue.

  • SOMOS UNO

  • Lo que los poetas en sus sentidos versos intuyeron, hoy la ciencia del cerebro y la evolución del mismo, lo confirman y corroboran: cuando dos personas echan lazos de amor, es decir cuando 2 seres no sólo comparten sus cuerpos y fluidos, sino comparten sus esperanzas, sus historias y van teniendo detalles y cuidados, se va formando con el tiempo una sola unidad material y psicológica entre los 2 amantes.

  • O sea, que los 2 estarán ya conectados y se influirán y se necesitarán para seguir alimentando esa unidad o sistema amoroso. La confusión aparece cuando uno de ellos nunca se llegó a involucrar.

  • La ciencia de las relaciones, de la que me declaro un alumno entusiasta, nos enseña que al echar lazos, sincronizamos con nuestra pareja la presión arterial, los latidos del corazón, en la parte biológica, y al mismo tiempo, en la parte emocional nuestra alegría se sincronizará con la alegría de él, y la ansiedad que ella sienta, la sentiré yo también.

  • Al ir entendiendo estos descubrimientos tan potentes, se llegará a comprender los estragos de la desgarradura de ese vínculo, de esa historia, cuando uno de los amantes se involucra con un tercero.

  • Yo no sabía que la relación de mi pareja es tan significativa en el inconsciente como la relación que tiene una madre con su pequeño. Al igual que ese par, estamos conectados a ese nivel de profundidad y conexión.

  • Si ella se enferma yo no puedo estar feliz; si a él lo despiden, más allá del pago de las cuentas, su angustia es la mía. Tanto en la felicidad y en la dicha, así como en el daño y el sufrimiento, estamos integralmente conectados, esta raza tan amorosa y necesitada de afecto y admiración.

  • Escribo para volverte consciente, para despertarte y puedas aquilatar lo que está en juego cuando engañas a tu socio. Tengo la convicción que el conocimiento de la existencia y sus relaciones nos hará libres. No desde el juicio moralista y tramposo, sino desde nuestra aspiración genuina a la integridad y la congruencia.

  • ¿QUÉ HACER SI DESCUBRO LA INFIDELIDAD DE MI PAREJA?

  • Es complicada la solución y el camino de sanación. Es cierto. La persona está inundada por emociones intensas. Del llanto incontrolable (a veces lloramos por días enteros), a la rabia mas profunda contra el otro, contra el rival, y contra nosotros mismos. Y sin embargo, a pesar del dolor, se abre una ventana que si la aprovechamos, nos conducirá hacia los secretos de nuestra sabiduría profunda. Me explico.

  • DIFERENCIA ENTRE EVENTO Y EXPERIENCIA

  • Esta distinción es clave para comenzar a sanar. Un evento es un acontecimiento inesperado. Un evento son los hechos que día a día nos acontecen y que no tenemos planeados. Nadie programa en su día descubrir los mensajes eróticos de tu pareja con otro/o. No.

  • La vida se manifiesta en situaciones que a veces nos alegra, y a veces quisiéramos desaparecer como es el caso de la infidelidad.

  • Sin embargo, unos son los hechos, es decir el evento (encontré mientras mi pareja se bañaba, en su celular los mensajes eróticos y amorosos de otra/o), y otra cosa muy diferente es la asimilación, e integración de dichos hechos.

  • Por eso, para que un evento se convierta en una experiencia, requiero de que con mis capacidades emocionales y reflexivas para sanar e integrar la experiencia. Pero si sólo lloro, o me aguanto, pero si no razono o reflexiono mientras vivo el evento, será imposible que llegue a tener una experiencia.

  • Toda experiencia, como aprendí de Martín Aparicio, viene de la raíz de experta/o. Es decir de expertise. La experiencia es en realidad un verbo y no un sustantivo. Requiere de nuestro coraje y de nuestra capacidad más fina de observación y de análisis.

  • Emoción y Reflexión profundas, para que la Infidelidad se convierta en uno de los eventos más enriquecedores de mi vida. A no ser que decidas seguir sufriendo cada vez que tus parejas sigan rompiendo sus votos.

  • LA TRANSFORMACIÓN DE LA INFIDELIDAD EN SABIDURÍA HUMANA

  • Se trata de una alquimia. Transformar un ordinario metal en oro puro, es una opción que tienes para integrar la experiencia.

  • El PRIMER PASO: TRANFORMAR LA EMOCIÓN EN SENTIMIENTO

  • La emoción en este caso es inmanejable, el sentimiento es tolerable. Para hacer la transformación es vital que generes un observador compasivo de tus emociones. Dichas emociones se sienten. Tu observador compasivo comprende que es normal y sano poner atención en el dolor. ¿Qué es lo que siento ahora? ¿Es enojo, o más bien impotencia porque quisiera regresar el tiempo y haber podido impedir el evento?

  • La integración del evento para transformarlo en experiencia comienza con la primera alquimia: la emoción la transformamos en sentimiento, es decir nos volvemos conscientes de la emoción al observarla y nombrara, que en un principio es física y fisiológica.

  • Al fijar nuestra atención profunda y compasiva (sin juzgarnos) la intensidad y la durabilidad de la emoción se reduce. Sin esta observación consciente y sin el esfuerzo de nombrar y honrar la emoción, es imposible que el océano emocional se transforme en un río de sentimientos tolerables para nuestro Ser.

  • La terapia en esta primera etapa es crucial para que tengas un espacio para validar y honrar tus emociones, e inclusive, puedas en fantasía expresar en ese lugar seguro tus deseos de venganza.

  • EL SEGUNDO PASO: COMPRENDER QUÉ PASÓ

  • Una vez que reduzco la intensidad, soy capaz ahora de ejercer mi capacidad reflexiva, es decir la capacidad de hacerme preguntas para integrar lo sucedido. Esta parte me emociona, porque entramos a un proceso de aprendizaje que nos hemos ganado a través de la validación emocional previa.

  • ¿Había elementos de infidelidad que no quise ver? ¿Estabamos desconectados y distantes desde hacía algún tiempo? ¿Me encontraba confiada/o y daba por hecho que él o ella era imposible que me fuera infiel? ¿Su infidelidad es un evento aislado que me agarró desprevenido porque siempre había sido congruente y respetuoso/a o bien se trata de un patrón repetitivo que en esta ocasión me afecta más? ¿Vale la pena, si está arrepentido/a ir a terapia y tratar de salvar la relación?

  • En esta etapa luchamos por comprender las causas y las razones complejas de las fuerzas inconscientes que llevaron a tu pareja a errar de esa forma. En mi experiencia, existen 2 modalidades. En la primera, los 2 descuidan y dejaron de alimentar el vínculo, lo cual generó un caldo de cultivo para que uno de ellos, al presentarse el azar de la tercera persona, errara el camino.

  • En el segundo, la pareja afectada no tuvo que ver en el error del otro, pues siempre fue responsable no sólo de ser fiel, sino de alimentar amorosamente el vínculo. En este segundo caso, el dolor es aún más profundo.

  • EL TERCER PASO: LA REFLEXIÓN SOBRE LAS LEYES DE LA EXISTENCIA

  • Las relaciones humanas son gobernadas por reglas y leyes que rigen su funcionamiento. Son sistemas vivos, que se comportan de forma inconsciente a nuestra percepción y que sólo podemos observar hasta que hemos sufrido un choque por su desconocimiento, o bien cuando un orientador nos lleva la vista hacia su presencia.

  • En esta ocasión te voy a dar ejemplos para que vayas trabajando conmigo y vayas sanado ese hermoso corazón que tienes y que hoy fue herido. Al final, saldrás fortalecida/o y trascenderás el miedo a que la infidelidad te vuelva a pasar.

  • LA LEY DE LA PÉRDIDA

  • Nacer es comenzar a perder. Perdemos el seno materno, el biberón, a nuestros compañeros de primaria, a los de la secundaria, a papá, cuando se va con otra, a mamá cuando se deprime.

  • Pocas veces observamos que la vida no da garantías. Nacer es un vértigo y caminar en ella nunca garantiza que las cosas o las personas perdurarán.

  • Debido a que la filosofía de la vida no se vive, nuestros padres desaprovecharon las oportunidades de enseñarnos a soltar, a saber perder, a percatarnos que soltar el seno de mamá es doloroso pero inevitable y que con la pérdida maduramos y comenzamos a aprender las reglas básicas de la existencia.

  • La infidelidad, en este sentido nos golpea doblemente: por un lado nos agarra desprevenidos, pero por el otro, nos sorprende creyendo que somos inmunes ante tal amenaza.

  • EN ACCIÓN

  • Mientras vamos entendiendo lo que nos pasó y mientras vamos validando las emociones que emergen, los humanos vamos integrando nuestras experiencias y nos vamos volviendo más fuertes y más sabios. Así, golpe a golpe de la vida y verso a verso al activar nuestra conciencia, somos capaces no sólo de sobrevivir psicológicamente, sino podemos más aún trascender lo que nos pasó.

  • Al sentir, reflexionar, perdonar y soltar, lo que un principio parecía el fin, se transforma en una etapa rica en descubrimientos sobre nuestra esencia, sobre nuestra naturaleza, sobre el conocimiento profundo de nuestros valores. Así perdemos la ingenuidad que no nos dábamos cuenta que nos limitaba.

  • Descubrimos al final de la experiencia que la fidelidad como la dignidad, son valores que sólo pueden ser individuales y que se obtienen a través de mucho trabajo, pues los seres humanos no somos une especie fiel biológicamente como los gibones.

  • Hacer lo correcto depende de ti, pero no puedes exigir que el otro lo haga. Quizá por eso el amor romántico, así como el cristianismo, estén basados en principios que en la realidad son caminos a recorrer y que dependen del grado evolutivo de la persona que aspira a practicar dichos principios.

  • Pero nunca olvides algo: la existencia fue diseñada para evolucionar a través de la pérdida y el dolor. De lo contrario la vida no tendría sentido.

  • Todas estas reflexiones las he hecho con ustedes y ahora te las regalo para ayudar a sanar tu alma. Lo bueno de ello, es que el alma es reparable y al final descubrirás que tu espíritu sigue intacto y jamás fue dañado.

  • Los tres pasos que describo son producto de la síntesis de muchos enfoques. Unos son muy racionales, otros, emocionales y los demás filosóficos. En esos tres pasos, sintetizo la riqueza de los 3, porque he observado que la persona necesita validar y nombrar sus emociones (no olvides generar el observador), razonar sobre las causas de los eventos que le pasaron para que aprenda, y finalmente filosofar sobre las leyes de la existencia como la ley de la pérdida.

  • No es una receta. Necesitas trabajar en ello. Pero con estos pasos, la ciencia de las relaciones te brinda un camino seguro para liberarte.

  • Ya te iré ayudando a detectar más de estas leyes en lo que respecta a la infidelidad. Ánimo. Seamos pacientes y compasivos.

  • Si no es suficiente y necesitas un espacio seguro para sanar, acércate conmigo.

  • EL SANADOR DE PAREJAS

  • A Guillermo Flores lo localizas en el 55 1817 63 37. Atiendo en la Roma Norte o x Skype si vives en otro lugar.

  • LA COMPASIÓN A TÍ MISMO

    LA COMPASIÓN A UNO MISMO

    En la vorágine de la educación codependiente, todos hemos sido víctimas o victimarios. No sé en verdad, si estos dos términos sean los apropiados.

    Intento no activar vergüenza en ustedes más.

    para

    Sin embargo, aún después de la llegada a un grupo o a una terapia, hemos sido reactivos y hemos seguido padeciendo el daño de nuestros cercanos, así como también y pese a nuestros esfuerzos por ser buenos, les hemos seguido propinándoles nuevos daños a ellos.

    Como escribió Silvio : “La prisión acaba, pero continúa, la prisión del alma”.

    Salimos de la prisión paterna al casarnos, pero continua con nuestras parejas la prisión del alma, y después agregaría que sigue la prisión más primitiva y recóndita que es el descubrimiento de que en realidad nunca habíamos salido de la prisión de origen, sino que nuestras parejas no son otra cosa que una mezcla disfuncional y transfigurada de nuestros propios tutores. 

    En esa prisión, para sobrevivir psicológicamente y conducidos por nuestro orgullo herido, tomamos decisiones erróneas como el involucrarnos emocional y sexualmente con personas que también se estaban fugando de sí mismas.

    infern

    Es una locura en verdad. Quien no viene de la crianza codependiente o tóxica, difícilmente se atrevería a imaginar lo que nos pasa a los niños y el cómo en la edad adulta,  nos encargamos de cobrar venganza de nuestros padres en la representación inconsciente que simbolizan nuestras asombradas y dolidas parejas.

    Quiero enfatizar que el daño es mutuo porque salimos de una guerra, para entrar a otra.

    LA SECUENCIA INFERNAL EN LA CODE

    Al principio ellos nos fueron infieles al principio, luego nosotros como rebote lo hicimos también. Nos acostamos con alguno de sus amigos o con su prima y en ocasiones con su hermana o su mejor amiga, o estuvimos a punto de hacerlo ebrios más de dolor que de alcohol. Mi pareja no puede entender el porqué le mandé mensajes eróticos a su hermana o el porque me enamoré de su mejor amigo. 

    Cuando nos toca padecerlo nos volvemos locos de rabia y sin embargo, hemos hecho lo mismo en otras ocasiones o hemos también traicionado a nuestras parejas de otras formas a través de criticarlas, despreciarlas o rechazarlas cada vez que se atreven tímidamente a emprender un acercamiento erótico.

    En verdad no hay culpables, hay gente dormida.

    Me duele en verdad ser cronista de la Codependencia en mi comunidad latina. Es paradójicamente la historia de la infidelidad y la traición mutua.

    Sin embargo, algunos de nosotros hemos intervenido dicho ciclo de resentimiento y ajuste de cuentas. ¿Cómo lo hemos hecho? ¿Cómo hemos recuperado a nuestro valioso niño herido?

    coni

    Yo he observado que existen dos estrategias de trabajo: el expresar los sentimientos del daño que nos causaron y del daño que también hemos causado ( padre, perdona nuestras ofensas como también nosotros hemos perdonado a quienes nos ofenden) y por el otro lado, es vital el salirme de mí y observar la gran película inter-generacional en donde mi drama (el daño recibido y el daño propinado) sólo es un pequeño eslabón de generaciones y generaciones que me precedieron y que tuvieron intercambios codependientes basados en la vergüenza y el sentido de humillación y venganza. 

    La intención es que aparezca la comprensión y la compasión no sólo hacia  tus padres y a tu pareja, sino sobre todo hacia ti, a través de entender la película completa. 

    Imagina el drama de tus abuelos. El cómo muchos de tus padres crecieron sin padres y vivieron la locura del abandono. Piensa en cuatro generaciones atrás en tu país aun más rústico y violento. ¿No es normal que estés viviendo aún el caos si eres la primera que se le presenta la oportunidad de despertar?

    En ese sentido podrás entender que el acostarte con otras personas no ha sido como consecuencia de que exista una semilla de maldad en ti, sino que simplemente has expresado tu deseo de venganza a tus padres y parejas que al igual que tú te han fallado como a su vez les fallaron a ellos tus abuelos.

    Por favor usa el poder de tu imaginación para hacer empatía con tu estirpe y con lo bueno que aún queda de tu linaje.

    Es nuestra naturaleza humana cuando nos dañan el alma, nos vengamos.

    Así funciona, pese a la indignación de los ignorantes o más bien hipócritas.

    En ese remolino de vergüenza, en esa vorágine de secretos, ¿cómo podríamos juzgar a los demás o a nosotros mismos? ¿En dónde estaría la base material de la justicia si mi padre ha sido una persona infiel compulsiva y mi madre jamás lo dejó? 

    ¿Cómo pedirme sano juicio si mis parejas al igual que yo han hecho lo que se les ha antojado con la relación? ¿ Si he sido entrenada para fugarme de la intimidad, no es comprensible que en dichas fugas se encuentre el sexo o la comida como unas de las pocas actividades deliciosas en las que por momentos he encontrado refugio de mi cruda realidad? 

    arqui

    Durante mucho tiempo me juzgué con una gran severidad porque mis padres, abuelos, tíos, maestros y sacerdotes me dijeron lo que era correcto y ético, pero desgraciadamente no sólo no me enseñaron el cómo llegar a serlo , sino que me modelaron el cómo pretender serlo sin un respaldo real en las acciones.

    Es decir que, al igual que ellos me enseñaron a mentir y a simular. Me enseñaron….a ser incongruentes y a ocultar dicha incongruencia.

    Así fui entrenado; y el ser entrenado es una disciplina cotidiana para alcanzar algo. Desgraciadamente ese algo en nuestros hogares codependientes no es otra cosa que un amasijo de culpa, vergüenza y por momentos una terrible soberbia para tapar mi vergüenza. 

    Es vital que comprendas que esa niña maravillosa que fuiste, quedó aplastada por una cultura tramposa y chapucera, hipócrita  e infernal. El mundo o la vida de por sí es difícil, pero los que no son codependientes y no han vivido en una comunicación enloquecedora basada en dobles mensajes, difícilmente podrán comprender que el alma humana se desvía de su potencial productivo y ético cuando es sometida a la violencia enmascarada que es la educación que recibimos los codependientes.

    Espero ayudarte a sanar tu alma. Estoy tratando de que combatas esa voz interna que condensa la hipocresía de tus tutores y que te pide que te castigues por haber sido infiel. 

    Es vital que comprendas que es una estrategia de un sistema más profundo inter-generacional y machista cuyo objetivo es la de tronar tu alma para que sigas sometida o sometido.

    Es momento de despertar. Es momento de aprender y dejar de juzgarte. Despertar es derrotarte. Dejar de atacarte y decidir con toda tu valentía activar el interés por comprenderte.

    Obviamente haber sido infiel no ha sido correcto, pero necesitas despertar para entender los mecanismos que te llevaron a ello, con la intención de hacerte responsable y luchar por apegarte a tus valores éticos de fidelidad y honestidad.

    Dicha comprensión abarca también el comprender tus sistemas a lo largo del tiempo y de las reglas de tu cultura. Por eso escribo, para facilitarte esta comprensión.

    Si decides despertar, enjugar tus lágrimas, diluir la culpa tóxica, entonces emergerán emociones de indignación no hacia ti o a tu pareja, sino hacia un sistema opresivo basado en reglas inhumanas cuyo objetivo es destruir el espíritu humano. 

    Ese sistema opresivo se llama Codependencia y desde hace algunos años es mi enemiga y estoy obsesionado por vencerla.

    Sin embargo, el trabajo interior honesto siempre rinde frutos. Como promete el programa de los 12 pasos:

    “Un día dejarás de sentir vergüenza por tu pasado y éste mismo te servirá como punta de lanza para trasformar tu vida y ayudar a otros que aún siguen sufriendo”. Eso me pasó a mi o más bien luché para que esto me pasara

    Espero que estas líneas te sacudan y generen en ti compasión por ti misma y deseos de conocerte aún más para llegar a liberarte. !Somos hermanos unidos por ser libres de la codependencia!

    Guillermo Flores. Junio del 2018

    Búscame al (52) 55 1817 6337. Toma terapia conmigo y sana tu herida. Te puedo atender por Skype o Messenger. Búscame también en Facebook en Guillermo Flores Sanador.

    ESE TABÚ LLAMADO TERNURA

    LA NECESIDAD DE BRINDAR TU TERNURA

    Las parejas, o más bien los integrantes de la pareja humana, necesitan de la expresión de la ternura del otro para florecer.

    No existe otra forma de sentirnos amados, a no ser que nuestra pareja nos brinde su ternura,………. y nosotros a ella,  a través de las innumerables formas simbólicas que nos permite nuestra creatividad y nuestra inteligencia emocional. 

    Sea una notita de agradecimiento al salir de la casa; un ramo de flores; motivarte a lavar los trastes incluyendo las cacerolas, o bien prolongando el juego previo a la penetración, la expresión de ternura en nuestra especie tan social, se convirtió en la única moneda de cambio para sentir seguridad dentro de una relación amorosa.

    parella

    De tal manera, que los celos irracionales, el control negativo de uno hacia el otro,  la ira que viene de la nada, no es lo natural en nuestra especie, sino más bien es el resultado de la inseguridad que adquirimos desde niños al ver que nuestros padres peleaban como consecuencia de la forma en que ellos mismos aprendieron a contener su propia ternura.

    A la contención sistemática de la ternura, le he llamado “Sistema de Pareja Codependiente”

    Sin embargo, los sistemas codependientes, basados en la vergüenza y la ausencia o contención de la ternura no es lo normal en nuestra especie. La Codependencia es una deformación en la manera de formar a un ser humano, pero que afortunadamente, dicha deformación puede revertirse a través e la educación del alma.

    A diferencia del gorila que ha derrotado a su oponente y que se dispone a aniquilar su descendencia para copular con la madre deshecha que muere en la raya, los humanos mostramos nuestra ternura al tratar a los hijos de nuestro rival, como si fueran nuestros. 

    paj.jpg

    No digo que sea fácil, pero el potencial de llegar a ser ángeles a través de la educación humanista, es una realidad esperanzadora para cualquier persona que se permita sentir ternura.

    En especial para los hombres, la construcción del amor , ha implicado que vayamos mucho más allá del gorila que llevamos dentro, pues la única manera para que una mujer  nos seleccione, cuando no está enferma de codependencia, es mostrando nuestra ternura genuina y constante hacia ella y a su maravilloso mundo.

    Nuestro cerebro evolucionó para detectar la ternura genuina y las muestras de cuidado e involucramiento constantes. Equivocarse en la elección y seleccionar a una persona que, después de la etapa de erotismo químico, muestra un franco egoísmo, constituye lo que he llamado “el error existencial de la mujer humana” 

    Ello así, porque sin la ternura constante, las relaciones…se marchitan y mueren. Sin ella, no hay acompañamiento, ni amistad, ni sensación de pertenencia.

    Retener pues nuestra ternura en una relación amorosa, es desde mi humilde punto de vista, el error más flagrante que un ser humano pueda cometer en esta especie tan social.

    Amamos y sentimos orgullo de nuestras parejas, no por su inglés oxfordiano, o por su guapura colosal, sino por esa ternura manifestada sobretodo en esos momentos de extrema vulnerabilidad a la que nos somete la vida humana.

    En mi experiencia, he observado que normalmente somos los varones los que empezamos el sistema de retiro de la ternura, provocando como les contaré a continuación el resentimiento en nuestras contrapartes las mujeres y la consiguiente contención de su propia ternura. O sea, como en el juego del huevo y la gallina, llegará un momento en que no haya más una víctima y un culpable sino dos seres que la contienen aunque su relación esté sin oxigeno.

    Sin embargo, espero ser claro en el sentido que, para que cambie tu mundo, necesitas comenzar el cambio tú, querida mujer, o querido hombre o mujer  gay con mayor porcentaje de energía femenina

    DE CÓMO RETUVE MI TERNURA Y DE LAS CONSECUENCIAS DESASTROSAS QUE VIVÍ

    Yo la retuve mucho tiempo, porque tenía miedo y porque mi historia de ausencia de la misma me llevó a ser distante, a ser un ser evitativo y arrogante, que aprendió a sentir seguridad a través del  intelecto y su cultura. 

    Es decir, aprendí a ocultar mi ternura y buscar sin cesar la aprobación de los demás al crear una personalidad sofisticada, pero muy falsa, basada en creer que era un hombre liberal y amoroso.

    Tristemente era manipulador y sumamente inseguro, por eso cuando me sentí amenazado a los tres segundos comencé a controlarla y a retener mi ternura de inmediato para no ser lastimado en caso de que un rival “me arrebatara a mi posesión más preciada”.

    Sin embargo al lastimarla, retirándole mi ternura, logre activar en ella su propio sistema defensivo y ¿Qué creen que pasó?: “Así es, me retiró su propia ternura”

    paju

    Como una serpiente que se muerde su propia cola, así terminé en una cafetería obscura buscando el porqué mi pareja ya no quería hacer el amor como antes de comprometernos.

    Como todo evitativo machista e inseguro, le atribuía la ausencia de sexo a “la trampa del matrimonio” al “orgullo de mi pareja” a “la injusta vida estresante del capitalismo tardío” (¿Notan cómo la cultura en la Codependecia, se usa para puras idioteces?).

    Sin embargo, lo que sucedía era que, ese ser entregado y detallista con mi pareja y su mundo (amigos, familia, quereres, preferencias, sueños) se había convertido en un ser codo, amarrado y egoísta, no por la pobreza material que le ofrecía, sino por la pobreza de espíritu en la que me encontraba. Aún estaba lejos de iniciar mi proceso de recuperación.

    Imaginen ustedes queridos lectores, hasta dónde llegaba mi esquizofrenia: yo le había retirado mi ternura y ahora pretendía “que ella me proporcionara una mano amiga”.

    Y sin embargo, moría por ella. La amaba. Era como una fuerza que me impedía ser generoso con ella. ¿Les ha pasado? ¿Se identifican? Tiempo después, aprendería que esa fuerza se llama “vergüenza” y opera todo el tiempo para que, a pesar del amor, aparezca el encono.

    Era para mí dolorosísimo tener que protegerme y retirarle mi ternura (paciencia comprensión, detalles, emoción, sorpresa), pero el hecho era que ya ambos estábamos en un círculo vicioso. En nuestro sistema, la ternura había quedado proscrita y ahora peleábamos porque nuestras necesidades quedaban truncas.

    Yo sé que mi historia es universal y arquetípica, de lo contrario no me atrevería a compartirla contigo querido lector.

    Si lo dudas, sólo quiero sacudir tu mundo de creencias equivocadas y provocar que tu ternura hacia tu chica se desborde y aplaste tu equivocado  sistema de defensa codependiente basado en el miedo.

    cab

    Los siete años que estuve así, contenido en mi ternura, fueron demasiados.

    Habría dado el brazo derecho por encontrarme con las experiencias que ahora vierto, para despedir a mi orgullo herido evitativo y estúpido y haber corrido al pie de su cama para disculparme y colmarla de regalos, detalles y besos.

    Como en la historia de Scrooge en un Cuento de Navidad de Dickens me dije cuando desperté, es decir cuando llegué a grupo: “Espíritu del pasado, aún hay tiempo para recuperar a mi mujer?

    Sólo si estás dispuesto a verter tu ternura sin esperar que ella lo haga, me respondió.

    DE LO PARTICULAR A LO UNIVERSAL: ESE TABÚ LLAMADO TERNURA

    Hubo un gran psicoanalista que ha sido olvidado por la cultura occidental. Su nombre es Ian Sutiee y movimiento freudiano no le perdonó cuestionar al maestro.

    ian

    Murió joven, pero alcanzó a escribir un libro telúrico llamado “Los Orígenes del Amor y del Odio” en dónde denunciaba la ausencia de ternura no sólo del enfoque terapéutico, sino dentro de la personalidad misma del analista freudiano. 

    Por otro lado, a pesar de que aún no había surgido  la Teoría del Apego, Ian fue un visionario al darse cuenta que la ternura, como moneda de intercambio del amor humano, es la única forma de producir salud mental y seguridad psicológica. 

    Cuestionó hasta el fondo del corazón de las ideas de Freud al sostener que no existe como tal un instinto de agresión. ni mucho menos un instinto de muerte en la esencia humana, sino que la agresión, la violencia y la tendencia a la auto-destrucción no son nuestra esencia, sino son más bien la expresión de la frustración de no haber sido tratado con ternura. No existía la ternura de la bienvenida de un grupo de 12 pasos, pero habría suavizado sobremanera el corazón de Freud y el   movimiento habría tomado otro rumbo.

    Afirmó también, que la teoría sexual estaba errada y que el niño humano no tiene impulsos eróticos, sino una gran necesidad de sentirse acogido y amado por sus figuras paternas.

    Imaginen queridos lectores el efecto que causó en la comunidad psicoanalítica de su tiempo al atreverse a publicar en los años 30s su  Amor y Odio 

      Sin embargo, no sólo el psicoanalista es un hombre o mujer cuya ternura le ha sido vedada,tanto en su infancia como en la fría y distante formación, lo es también el terapeuta cognitivo, y el gestalt, porque todos ellos son hijos de su tiempo, y en esta época como brillantemente lo descubrió Suttie, el tabú no es hacia la sexualidad como creyó Freud, sino el tabú es hacia la ternura.

    freud

    Uno de los capítulos de su libro lo titiló así: “El tabú de la ternura”. El tabú tiene la función de prohibir la experiencia humana a través de condicionar la psique para sentir vergüenza y alejar a las personas de dicha práctica.

    Comprendo que sea correcto el tabú del incesto, pero lucharé con fervor por destruir el tabú hacia la ternura.

     

    Atahualpa Yupanqui sintetizó mis 1800 palabras en una frase “Le tengo rabia al silencio, por todo lo que perdí, que no se quede callado (expresando su ternura) quien desee ser feliz”.

    Si se estudiara a Ian Suttie o  a Alfred Adler con la misma pasión con la que se ha estudiado a Freud, otro sería nuestro mundo.

    Sin embargo, el campo de la psicoterapia no es el único en el que la ternura brilla por su ausencia: En la política, en la abogacía, en la ingeniería, en las organizaciones, está aconteciendo el triunfo del análisis y la razón contra  la ternura, pues hoy, la misma mujer, que durante años la había defendido como un patrimonio de su sensibilidad sabia, ha comenzado también a sentir vergüenza al sentir ternura y reconocer que hace tiempo que se contiene de expresarla porque su pareja “no se la merece”.

    ¿Se imaginan que en las escuelas de formación terapéutica se enseñara a desbloquear la ternura  en lugar de la sexualidad reprimida? 

    Quizá por eso mucha gente que ha tomado terapia por años y sigue sufriendo se está acercado al Budismo, a un Curso de Milagros, o al Cristianismo porque las propuestas occidentales siguen aún quedándole a deber a la calidad de vida de quienes las consumen.

    Una excepción ha sido en el campo terapéutico Alice Miller. Cuando conocemos su historia acerca del cómo abandonó el psicoanálisis para poder sanar su niña herida, ansiamos que ella sea nuestra terapeuta del alma. Ya te contaré su historia y el cómo Alice me inspiró para trabajar mi infancia y la muchos valientes que asistimos por tres años al taller del niño interior.

    Te invito a sentir ternura, sólo tienes esta vida para amar por cierto. Es cuestión que te des permiso solamente al observar los esfuerzos de los tuyos por ser felices a través de sus recursos y limitaciones. El maestro Jesús se eleva como la cumbre de la ternura al contarnos la historia de un padre que nunca dejó de expresar su ternura hacia sus hijos a pesar de sus errores. Del Hijo Pródigo te hablaré en la próxima entrega con la finalidad que te liberes querido lector.

    Si lo intentas y no puedes hacerlo, búscame.

    EL SNADOR DE PAREJAS. Toma terapia por Messenger con Guille Flores. Búscame por Facebook en Guillermo Flores Sanador.

    NOSOTROS LOS EVITATIVOS

    LA CONFESIÓN

    Confieso que soy evitativo. O más bien, confieso que lucho cada día por aminorar mi tendencia adquirida a la evitación.

    Existen muchas clasificaciones de la personalidad, pero ninguna que vaya al corazón de la condición humana como la Teoría del Apego y la Regulación Emocional. Yo empecé a confrontar el núcleo de mi enfermedad (la evitación como mecanismo de defensa) hasta que la puede nombrar y entender.

    avoi

    No encajaba en las clasificaciones de la Codependencia. No encajaba en los 9 enea-tipos del Eneagrama. No soy 5 o 7, soy evitativo-complaciente.

    No elegí ser evitativo, no es mi esencia  y, si me dieran a elegir, me habría gustado ser normal, es decir no sentirme incómodo en las situaciones sociales que otros disfrutan. Me habría gustado ser de apego seguro  y disfrutar de la vida sin tanta carga.

    Si me dieran a elegir, me habría gustado no sentir tanta vergüenza y no estar tan al pendiente de mi. Técnicamente se denomina estar “hiper-vigilante”.

    Quizá, en este sentido es lo que más envidio de los que bailan: que pueden olvidarse de sí mismos y disfrutar y fluir.

    Ellos, los que bailan, pueden dejar de  ser conscientes del personaje que representan , sin tener que contar sus pasos, sin tener que observar a otros y compararse todo el tiempo. Es cierto, soy  un intelectual.  Pero, puestos a elegir habría preferido bailar, aunque no hablara francés.

    BALLO

     

    No  elegí ser evitativo, pero hoy, en conciencia, sí soy responsable de entender el efecto que causa  mi evitación en las personas que intentan quererme. Efecto triste y doloroso por cierto, porque la gente que me ama quiere contactar conmigo y desea que yo fluya en ese intercambio. Sin embargo, en muchas ocasiones, las corto y me evito para conectarme con mis pensamientos, mis juicios, mis libros, mi laptop, mis ideas.

    Nuestro egoismo en ese sentido, es un síntoma, como la fiebre, de una enfermedad que se llama evitación emocional.

    Ojalá me puedas entender y entender a tu evitativo, para que puedas ayudarnos y seas capaz de no engancharte cuando nos fugamos en nuestro PLANETA EVITATIVO.

    MI REGALO PARA USTEDES

    En esta serie de publicaciones sobre la evitación, intentaré iluminar la sombra de vergüenza de este cuadrante de la personalidad tan dramático.

    Está dirigido pues a las personas evitativas, pero también a quienes nos acompañan.

    Existen grados de evitación y soy consciente que en grados avanzados, la evitación se mezcla con el egoísmo más flagrante, el  narcisismo y la egolatría. Honestamente pienso que una mujer que acompañe a un evitativo en esas condiciones extremas, debería preparase para buscar otros horizontes con hombres o mujeres de menor grado de evitación, pues el sufrimiento es indecible.

    En fin. De todo esto versan estas líneas tan sentidas. Espero sirvan al llevar vida y conocimiento a tu alma.

    LA TEORÍA DEL APEGO Y LA REGULACIÓN EMOCIONAL

    Vamos al contexto y los básicos para que entiendas la evitación. Brevemente te diría que  esta teoría deslumbrante, muestra nuestra tendencia como especie a buscar el contacto o la conexión humana con nuestros cercanos, para regularnos emocionalmente, debido a que somos una especie muy sensible y muy vulnerable cuando nos metemos en situaciones de amenaza.

    hand

     

    Las emociones surgieron como una respuesta adaptativa para lidiar con lo que nos pasa afuera y nos altera. Pero, dependemos de una educación emocional de nuestros tutores, pues no sabemos como niños el arte de la regulación de nuestras emociones.

    Regularse, es luchar por retomar un estado de paz y felicidad, cuando algo nos ha alterado o nos ha amenazado (nos desregula).  Todos los humanos necesitamos aprender a regularnos lo más rápido posible para regresar al estado natural  que es estar de buenas y motivados, deseosos de explorar y disfrutar.

    Sin embargo, autoregularse, no es suficiente. La especie más social del planeta, necesita de la ayuda y la compasión del otro para regularnos perfectamente. 

    Justamente, los evitativos crecemos con la falsa creencia de que somos capaces de regularnos a nosotros mismos, pues creemos que no necesitamos a los demás, debido a nuestro entrenamiento para estar aislados. Pero no es así. Un día, ese auto-engaño se colapsa, como me pasó a mi.

    Mientras no nos enamoramos, todo va buen para nosotros. El problema más bien, sucede cuando los evitativos nos relacionamos sentimentalmente. Allí comienza el Big Bang, porque nuestra pareja sin saberlo, se convertirá en  la fuente misma de nuestra ansiedad y sufrimiento, al pedirnos lo imposible: que volvamos a sentir.

    Recuerda que los humanos buscamos estabilidad, paz, disfrute. Los evitativos, ante el rechazo, el condicionamiento de nuestra pertenencia centrado en nuestro desempeño, hemos aprendido a detestar la volatidad de las emociones y hemos aprendido a refugiarnos en las actividades que nos dan placer y que somos capaces de controlar, como nuestra música, nuestro whisky, nuestro porro, nuestras páginas infinitas del tema que nos apasiona, ya que ellas serán excelentes amantes, pues jamás nos pedirán algo más allá de lo que elegimos dar.

    Nos han llamado los investigadores del Apego: el cuadrante anti-humano. Están en lo cierto, lo somos, pero podemos aprender a humanizarnos, si nos ayudan inteligentemente.

    El problema se acrecienta si he elegido a una pareja sociable, que ame bailar y que desee intimar conmigo….habrá muchas confrontaciones, pues los evitativos tememos fundirnos en el mar de la gente y perder los espacios de autonomía en donde sentimos excitación, pero tampoco, a causa de nuestra inseguridad endémica, permitimos que nuestras parejas socialicen. Todo en nosotros es contrario a lo humano.

    attach

     

    LOS TIPOS DE APEGO

    Antes de continuar, es importante que sepas la clasificación de los tipos de apego.

    LOS SEGUROS.  Apegarse es sinónimo de establecer vínculos de protección, apoyo y disfrute. Ahora bien, no hay más que dos tipos de apego: aquellos que de manera intuitiva, cuando sucede una alteración o conflicto son capaces de regularse (no llenarse de ira o de vergüenza) y por lo tanto de reparar el vínculo y volverse a conectar en poco tiempo.

    Estos afortunados que provienen de crianzas benignas, la ciencia les ha llamado personas de apego seguro. Pueden no tomarse tan en serio; ponen límites sin llenarse de ira; piden ayuda sin sentirse inferiores. Se pueden relajar fácilmente y adaptarse a cualquier cambio de planes y además equilibran su tiempo entre sus proyectos y las personas a las que aman.

    LOS INSEGUROS Aquellos que, cuando surge una alteración emocional,  producto de un conflicto, se desbordan emocionalmente a tal grado que es imposible que vuelvan a recomponerse y regularse emocionalmente y por lo tanto permanecen desconectados, que es sinónimo de instaisfacción, cansancio (de discutir) y desesperación. De ayudar a otros a regularse, ya ni les cuento. Los inseguros agravamos los problemas de re-conexión al desear arreglar las cosas.

    LOS DOS TIPOS DE APEGO INSEGURO

    La incapacidad de nuestros tutores para regularse a sí mismos, producirá estragos en sus niños cuando éstos se alteran producto de que las emociones al nacer se sienten y se expresan burdamente.

    Me refiero a que es normal que un niño haga un berrinche, que es una forma de desregulación de la ira. Pero, si un padre, ante el berrinche se desborda a su vez y no sabe cómo aquietarse, o si bien su pareja no lo ayuda, sino al contrario aviva su emoción, entonces nos encontramos ante la explosión típica de la familia disfuncional, en la que todos nos desbordamos y en donde la reconexión resulta imposible.

    apego

    Ahora bien, la teoría del apego, ha observado que los niños tendemos a refugiarnos en dos grandes sectores de estilos de respuesta cuando nuestros tutores no saben regularse. El primer gran sector reaccionará ante la desregulación con ansiedad y enojo, lo que los llevará a estos niños a reclamar dolorosamente las desconexiones de sus padres, mientras el otro gran sector, reaccionará ante las desconexiones u hostilidades con una fría indiferencia.

    Los primeros son los ansiosos y el grueso de este cuadrante serán mujeres; mientras que los segundos, los fríos, los analíticos y prácticos, seremos los evitativos.

    El apego inseguro de tipo ansioso o vacilante corresponde a los niños y luego adultos que reclamarán con violencia la falta de compromiso, detalles y constancia en la expresión del cariño. Mientras que el apego inseguro de tipo evitativo se evadirá con astucia de toda situación emocional que amenace su tan preciada paz, creando más ansiedad y dolor para quienes nos acompañan e intentan amarnos y en los ansiosos produciremos verdaderamente desquiciamiento y locura, pues de pilón, las ansiosas entre más las cortemos y nos evadamos, más se obsesionan por lograr que sintamos y las respetemos.

    Así, ansiosos y evitativos, conformamos un tejido de relaciones paradójicas y violentas (ansiosa dice que sí, mientras  evitativo que no), en donde la inseguridad en el vínculo (haya o no haya infidelidad) y alteración emocional o constante desregulación emocional, gobernará la mayor parte de las interacciones entre los amantes.

    LA BUENA NOTICIA

    Los apegos inseguros no son rígidos. Cuando uno de los integrantes aprende a regularse y ayuda al otro a reducir el desborde de su indignoación o dolor, las personas podemos caminar hacia el el apego seguro.

    Es una cuestión de entrenamiento y de aceptación de nuestro estilo disfuncional al relacionarnos. Pero antes de aprender a regularnos y ayudar a regular al otro, es vital que diagnostiques tu estilo de apego. Esa es mi labor como divulgador de la Ciencia de las Relaciones. Yo no te juzgo y creo firmemente en nuestra capacidad de cambio y transformación. Me parece que muchos de nosotros no cambiamos por desconocimiento de algo que en verdad funcione. Espero que este conocimiento llene ese hueco que estabas buscando.

    En esta ocasión desglosaré el estilo evitativo.

    mar

    EL ESTILO EVITATIVO

    Los evitativos, somos personas muy sensibles que nos ofendemos ante el rechazo, el abandono y el condicionamiento del supuesto-amor de nuestros padres.

    Cuando confiamos en nuestros mayores, aprendimos que necesitábamos de nosotros mismos como fuente de seguridad y aquíetamiento ante la violencia de papá, y ante la pasividad y la depresión de mamá. O ante la ausencia de papá y la neurosis de mamá.

    Los evitativos recurrimos a otros medios para garantizar el disfrute de la vida, como nuestros pensamientos y aquellos objetos que no nos condicionaron ni nos agredieron. Para muchos evitativos, la marihuana ha sido mucho más fiel y leal que las personas en las que confiaron.

    Los evitativos aprendimos que las emociones eran amenazantes, pues producen juego pirotécnicos que nos quitan el valioso tiempo que podríamos invertir en esas actividaddades que nos dan placer.

    Nuestra respuesta ante el caos, fue la belleza y la armonía de las burbujas que tuvimos que crear para sobrevivir como la burbuja de la lectura: o la burbuja de la música y los conciertos.

    Cuando fuimos creciendo, los evitativos descubrimos que siempre hay recursos para protegernos de la volatilidad de las personas que emocionalmente se desbordan e intentan desbordarnos. Nos refugiamos en los videojuegos, las redes sociales, el twiter  la masturbación.

    Si no fuera por la insoportabletable pulsión del sexo, difícilmente estableceríamos relaciones de compromiso, pues nuestro verdadero compromiso está en otra parte fuera de las relaciones de intimidad.

    Así pues los evitativos podemos brillar con las causas, la literatura, los negocios, y podemos tener familia, hijos y muchos amigos o conocidos, pero siempre de manera superficial, pues profundizar implica el riesgo de desbordarnos emocionalmente y todo aquello que huela a intensidad emocional nos produce una inseguridad y descontrol que, como nos describe la ciencia, evitaremos a toda costa.

    niñ

    Finalmente te puedo aportar, para que nos conozcas más y nos entiendas, que la meta inconsciente, aquello que constituye la búsqueda existencial de este cuadrante tan difícil de tratar, es evitar a toda costa volver a ser lastimados, porque nuestros padres ya lo hicieron.

    El miedo al rechazo y a la posibilidad de que nos llegaran a dejar si nos entregáramos, conforma  el núcleo más profundo que, sin darnos cuenta, tratamos de proteger. Esa es la explicación de nuestras conductas de evitación.

    Si tuviéramos la certeza de que nuestras parejas nos amarían por siempre, los evitativos daríamos un paso hacia la intimidad.

    Pero la vida no es así. Siempre existe un riesgo de separación y este vértigo, aquellos del apego seguro, lo pueden manejar con aceptación y alegría, mientras los evitativos es algo que está fuera de nuestro control.

    Confiar, es para nosotros es amenazante.  

    Todas nuestras conductas de corte, de frialdad, de control, de análisis  de crítica y de insoportables silencios,, no son otra cosa que estrategias inconscientes para evitar el riesgo de volver a sufrir el rechazo paternal y de paso, sin saberlo, vengarnos de quienes nos lastimaron.

    Nuestra existencia, como en todo proceso adictivo, avanzará inexorablemente hacia el mono tema, es decir, hacia la obsesión por asegurar el placer que se desprende de aquellas actividades que nos dan auto-estima. Por eso nos cuesta trabajo explorar nuevas cosas que impliquen error y exposición de nuestras limitaciones.

    Así, los terapeutas evitativos seguiremos analizando a nuestras parejas e hijos, pues la terapia y el lenguaje técnico que nos hace sentir valiosos, y será nuestro refugio y fortaleza versus las áreas en las que podemos aparecer vulnerables.

    LA ESPERANZA

    Creo, que esta información te puede dar un nivel más profundo del proceso del “darte cuenta” de lo que nos sucede. La única manera de ayudarnos a salir de la evitación y enfrentar nuestros miedos, paradójicamente proviene de que nuestra contraparte ansiosa reduzca su ansiedad, deje de presionarnos y reclamarnos con violencia y vaya y busque regularse ella misma, para que entonces podamos ayudarla nosotros.

    homi

    Por eso descubrí que nosotros, los evitativos, no tenemos remedio a no ser que nuestras contrapartes ansiosas reduzcan su encono ante nuestras estrategaias evitativas en el involucramiento.

    Finalmente, te voy a decir algo importante: no nos gusta ser así. Por eso recurrimos a sustancias que nos emboten y nos permitan manejar la culpa al lastimarlas. Al sentir culpa, aunque no lo reconozcamos, tenemos esperanza de un día llegar a ser humanos.

    La siguiente entrega, desglosaré paso a paso, los tres tipos evitativos que conforman este cuadrante de apego inseguro, con la finalidad de que diganostiques a tu pareja y la puedas ayudar, mujer ansiosa.

    LA ESENCIA DEL AMOR ROMÁNTICO

    Todo en la vida que vale la pena  conseguir,  requiere de esfuerzo, paciencia, disciplina y una encarnizada perseverancia.  “Life is difficult” comienza Scott Peck su deslumbrante libro  “El Camino menos Transitado”. 

    trans

    Sin embargo, existe una gran paradoja en nuestra existencia: lo fácil no nos sabe. 

     

    Quizá porque el hombre necesita un profundo sentido de propósito para no deprimirse; necesita una causa que lo galvanice de por vida; necesita un proyecto de suma importancia en el que el individuo se sienta “un héroe cósmico”, aunque la consecución de dicho sueño sea en verdad difícil.

    Y aunque  Juan Gabriel en una canción pesimista nos dice ” No cabe duda que en verdad, es más fuerte la costumbre que el amor”, lo cierto es que, la costumbre nos conduce más bien al tedio y con el tiempo a la depresión.

    Yo he observado que la costumbre también nos conduce a la infidelidad, pues esa emoción prohibida, aunque equivocada por los efectos devastadores que conlleva, nos saca de la rutina insoportable.

    Sin embargo, hay otras formas más inteligentes y creativas para sentirte conectado con la vida y es por eso que estoy escribiendo este artículo para ti.

    tedi

    EL AMOR ROMÁNTICO COMO PROYECTO TRASCENDENTE

    Existe pues un camino heroico  (la religión y la poesía son otros) hermoso y complejo que nada tiene que ver con el consumismo del 14 de febrero, ni con las estrategias que emplea el varón superficial y adicto al sexo para llevar a una mujer a su lecho.

    No. Este arquetipo o proyecto trascendente se llama  “Amor Romántico” y es uno de los movimientos más revolucionarios y transformadores que hayan puesto en jaque las bases abusivas  de la cultura de occidente, por un lado, pero también es uno de los motores más potentes para organizar la lucha de una persona por llegar a alcanzarlo.

    El Amor Romántico es tan importante como el mensaje de Jesús, pues ambos plantean que la práctica del amor puede ser un proyecto trascendente que le de al individuo un sentido de propósito que perdure.  Sin embargo, en ambos, la decisión de crecer y superarse está ceñida a la búsqueda incesante del bienestar y el crecimiento del otro. El otro pues, es la musa. Es decir, la fuente de inspiración eterna.

    Y es aquí donde convergen, el punto medular en ambos movimientos: que toda su filosofía nos conduce a estar motivados para atender, cuidar y nutrir al otro.

    crist

    A diferencia del movimiento psicológico actual del  “ámate a ti mismo”, el cristianismo y el amor romántico nos enseñan una verdad ancestral: jamás te podrás amar, ni llegar a ser pleno, si no te superas para amar al otro.

    El otro pues, es la fuente de motivación para superarnos, porque amarnos a nosotros mismos o peor aún, exigirle el amor al otro, conduce al narcisismo, la  dependencia y a la victimización.

    Por eso, en la oración de San Francisco se aprecia este deseo de evolucionar hacia la fortaleza para ayudar y respaldar al otro en la práctica de la compasión y la generosidad:

    “Señor permíteme ser instrumento de tu paz;..Que sea yo el que consuele, porque no deseo ser consolado. Que sea yo el que ame, porque no deseo ser amado”.

    !Qué reto! Implica que al tratar de cuidar al otro yo supere mi tendencia a ofenderme por cualquier cosa que yo considero “mis valores”. No digo que sea fácil. Lo que te trato de expresar es que puede ser un motivador que perdure.

    prov

    En el Amor Romántico sucede algo similar: emprendemos la cruzada de cuidar, nutrir e impulsar a otro ser, que hemos elegido, no sólo a lo largo de lo que nos reste de vida, sino que apostamos esta constancia de cuidados en la eternidad. !De ese tamaño queridos lectores!

    QUÉ ES EL AMOR ROMÁNTICO

    El Amor Romántico es un invento simbólico de occidente. No quiere decir que antes del siglo XI, la gente no se amara. Pero Amor Romántico implica 5 desafíos que surgieron y se extendieron como un reguero de pólvora en la Europa delenumeraré y te explicaré en próximas entregas:

    1. Fidelidad sexual por convicción  vs. engaño.

    2. Lucha conjunta para liberar los obstáculos vs. pasividad y resignación.

    3. Tratamiento de carácter de reina-súbdito vs. tratamiento trivial y cotidiano.

    4. Agradecimiento del destino que nos unió vs. el lamentar el accidente del azar al conocernos.

    5. El desafío de amar tanto cuerpo como tu espíritu hacia la eternidad vs. usarte como un objeto de placer y luego desecharte y cambiarte por otra.

    LA AMOR ROMÁNTICO COMO UN CAMINO DE RECONCILIACIÓN ENTRE LOS SEXOS

    El Amor Romántico incomodó a las instituciones de Occidente, porque fijó las bases de la lucha por la equidad de los sexos. La igualdad de oportunidades entre el hombre y la mujer, se convirtió en el ideal a construir entre os amantes.

    Para ello, el movimiento requirió que los hombres renunciaran a los privilegios propios de la cultura patriarcal y elevaran a las mujeres al rango de reinas y el varón romántico se declaró su humilde súbdito.

    cantiga

    Pero no debes confundirte amable lector. Los hombres románticos protestaron ante la práctica corriente de  que la mujer fuera reducida a un objeto precioso de cambio.

    Al admirar la mente y el espíritu de la mujer, sucedió lo impensable: que el hombre  romántico las trató como maestras, como la cumbre de la evolución de nuestra especie por un lado, y por el otro, los románticos le devolvieron la riqueza que les había sido extirpada por las instituciones masculinas de dominación.

    Dicha riqueza provenía de la herbolaria, la adivinación y el uso de la intuición femenina. El consejo en la alcoba para el varón confundido. La oxitocina que endulza al hombre y lo convierte en un ser compasivo al nivelar los excesos de testosterona.amantes

     

    La iglesia no lo soportó. Los gobiernos tampoco. Por eso comenzó una lucha encarnizada por sofocar el movimiento romántico de lucha por la igualdad de los sexos.

    Sin embargo, a pesar de la represión, el movimiento ha perdurado y somos muchos los varones que hemos considerado a nuestras mujeres como nuestras líderes en diferentes campos de la vida humana, en donde su sensibilidad, humanismo e inteligencia emocional, nos producen asombro y agradecimiento. No es que no apreciemos sus cuerpos y su porte. Pero el erotismo es sólo una parte de esa complejidad de significados y de misterio que encierra la mujer. En el Amor Romántico también estamos enamorados de su mente y de su inteligencia. Amamos sus preferencias, a sus hijos (sean nuestros o no), a sus amigos; a sus ideas; a sus proyectos; a su amor por el baile.

    Por eso nuestro labor de hombres es superarnos para trascender la inseguridad de  los celos y poder vivir juntos en libertad. Nada hay más motivador para un hombre que luchar por el amor de una mujer. Está en nuestros genes y en los símbolos del romanticismo complejo, como el que enseño.

    LA POSIBILIDAD DE FIDELIDAD EN EL AMOR ROMÁNTICO

    La fidelidad o exclusividad sexual no es un sacrificio en nuestro movimiento. Es una declaración de respeto y de interés por el conocimiento de nuestras parejas. Una vida nos es muy breve para llegar a conocerlas.

    Al preocuparnos por el desarrollo integral de nuestras mujeres y al interesarnos en conocerlas para poderlas amar, la infidelidad es algo que no nos interesa en este movimiento.

    Al contrario, deseamos profundizar nuestra relación con ellas, porque pensamos que Dios ha intervenido en la gracia de habernos reunido y por la conciencia que antes que nada, nuestra relación es espiritual y sagrada. Por eso la cuidamos y nos sentimos bendecidos por la suerte de su elección entre miles de competidores.

    Para muchos, el amor romántico es una chifladura. Pero para otros que hemos abierto nuestros corazones y que nos hemos permitido ser influenciados por la sabiduría de nuestras mujeres, dicha chifladura nos galvaniza para vivir con plenitud y nos convierte en súbditos y guerreros de su causa, que es la causa de la preservación de la vida y de su expansión compasiva.

    Por eso creemos en la fatalidad del destino, es decir en el hecho que teníamos que conocernos y en la continuación de nuestro amor cuando la muerte no pueda separarnos. La muerte trasforma nuestros cuerpos, pero la fuerza de nuestro amor es inmortal.

    COROLARIO

    Espero te logre contagiar para superarte y aspirar a que alguna de ellas te elijan o bien si ya te beneficia con su amor, puedas varón aprender a practicar estos principios humanos y humanistas.

    Si es así, entonces la oportunidad de consolar y de no ser consolado, se convertirá en la gran aventura de tu vida.

    Si deseas vivir los principios del Amor Romántico, acércate a mi consulta y trasforma tu vida con el Sanador

    EL SANADOR DE PAREJAS. Toma terapia por Skype con Guillermo al 55 1817 6337.